Soy de los tuyos - La comunidad de Don Bosco

Juan Calosso

(encuentro)

El  primer  encuentro  entre  Calosso y Juan  se  dio  el  5 de  noviembre  de  1829  en  el  camino  de  Butigliera  a  Murialdo.  Juan apenas regresaba de la casa Moglia. 

“Una de aquellas tardes del mes de abril (noviembre), entre la gente que regresábamos, venía también un cierto Don Calosso, de Chieri, capellán del caserío de Murialdo. Era una persona muy piadosa y que, aunque un poco encorvada por los años, recorría ese largo trayecto del camino para ir a escuchar las prédicas de los misioneros...” (M.O. [9] y M.B. I, 177)

Don  Juan  Calosso nació  en  Chieri  el  23  de enero  de  1760.  Hijo  de  Felipe  Andrés  y  Ana María   Bunis.   Párroco   de   Bruino,   en   el   área urbana de Turín, por 22 años.  En  1813  permaneció  un  tiempo  con  su  hermano  Carlos Vicente   en  la  parroquia  de  Berzano, en Buttigliera de Asti, Situada a tres kilómetros y medio de Castelnuovo y a algo más de cuatro kilómetros de I Becchi. Juan conoce aquí a Don Juan Melchor Calosso. 

Desde  el  primer  momento  en  que  se  encuentran, el  sacerdote  descubre  en  Juan un  futuro promisorio y Juan, por su parte, “encuentra a alguien que se interesa por él en un momento en que se siente sin apoyo, sin seguridad para su futuro''. Con Mamá Margarita acuerdan que  Juan  recibirá  clases  todos  los  días,  y  que  trabajará  en  el  campo  cuando  sea necesario. (M.O.) 

“Normalmente  llegaba  a  casa  con  el  libro  bajo  el  brazo  y  con  nostalgia  lo dejaba en algún rincón para echar mano de las herramientas de trabajo en el campo, de tal manera que para hacer mis tareas escritas solamente disponía  del  tiempo  de  las  comidas  o  la  cena  y  de  algún  rato  que  por  la noche le quitaba al descanso”. Aún  así  la  tensión  en  la  casa  se  dificulta,  de  tal  manera  que  Juan  pasa todo  el  tiempo  con  Don  Calosso  y  sólo  va  a  la  casa  para  dormir.

Para Don Bosco, aquellos que lo acompañaron fueron piedra fundamental en el origen de lo que hoy podemos denominar nuestro carisma. Que al repasar anécdotas, encuentros y opciones históricas de estos personajes podamos reconocer aquellos dones y valores que hoy siguen vivos en cada uno de los que formamos parte de esta familia. En definitiva, esos nombres que nos antecedieron como educadores/ras, como ex alumnos/as, como familia salesiana, intentarán ser herramientas para seguir profundizando dimensiones tan propias de nuestra esencia como la escucha, la alegría, el acompañamiento, el servicio, la amistad, el compromiso social, la espiritualidad, la ternura y el cuidado. Dejémonos llevar por las historias, disfrutemos un rato de las opciones de otros/as tantas que en tiempos de don Bosco descubrieron una manera de estar entre los pibes. Reconozcamos esos valores que dieron origen al Sistema Preventivo en muchos de los que hoy, como comunidad del Santa, intentamos mantenerlo vivo día a día.

Juan Calosso (encuentro) - pdf